Parador de Argomaniz en Argomaniz

Palacio renacentista situado a escasos kilómetros de la llanura alavesa. En la última planta del Parador se ubica el restaurante Aletegui donde se pueden degustar los platos típicos de la región disfrutando de las vistas a la llanura alavesa, a la Sierra de Gorbea y al pantano de Ullibarri. Pastel de setas con salsa de hongos; merluza a la donostiarra con pisto de verduras; carrilleras de euskal txerri glaseadas con puré de boniato; mamia. Sin dejar pasar platos más tradicionales como: zurrukutuna del Palacio de los Larrea; bacalao club Ranero; rabo de ternera gratinado al Idiazabal con crema de patata; goxua (base de bizcocho con nata, crema y caramelo). Dos comedores con capacidad para 100 comensales. Q de Calidad Turística.

Precio medio: 40 €.

Propietario: Paradores de Turismo de España S.A.

Jefe de Cocina: Sergio Lacalazada Metola

Director de Sala: Daniel García

Puntuación: 11/20

 

 

 

 

 

Un comentario en “Parador de Argomaniz en Argomaniz

  1. Hola, el viernes comí en el restaurante del parador Argomaniz con mi familia y por primera vez. Volvíamos de viaje y elegimos un “menú ligero” por 18,50€ que incluía un aperitivo, un primer plato, un postre y la bebida (agua o copa de rioja alavesa).
    La primera decepción fué el “aperitivo”: 2 cuenquitos, uno con 4 patatitas fritas y otro con 12 aceitunas, esto para 4 personas.
    La siguiente decepción fué el primer plato: 3 platos (eso sí, enormes) con apenas media ración de pochas (con un trocito ridículo de chistorra cruda y otro trocito similar de la morcilla más vulgar que he comido hace años) y una ración de raviolis (la cantidad algo más normal, aunque escasa) con poquísima gracia, que preparan mejor en cualquier italiano…
    Los postres no estuvieron todos mal: la carta recomendaba el goxua como postre especial y daba la sensación de ser un goxua industrial (sobre un medio huevo de chocolate y con bizcocho industrial por dentro). Mi hijo pidió helado de chocolate y después de un rato largo, cuando los demás ya estábamos acabando, nos dijo la camarera que no quedaba helado de ese sabor.

    Me parece vergonzoso que un hotel de lujo con esa situación ofrezca un servicio de restauración tan poco recomendable.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *