Karapaixo Ritxar Tolosa

Karapaixo

Es un producto de panadería que ha pasado a la pastelería, gracias a Egaña de Oñate. Típico de la zona del Alto Deba. En Elgueta lo llaman Garipaua, voz que puede derivar, de «gari» =trigo o «garizuma» = cuaresma en euskera.

Las piezas de forma triangular, se hacen de masa panaria (se hornean aun en los domicilios). En cada extremo del triangulo se coloca un huevo, íntimamente ligado a la masa y en el centro un par de trozos de chorizo. El conjunto se hornea hasta que el pan este crujiente. Desde hace algún tiempo el pan se enriquece con azúcar, convirtiéndolo en una pieza de repostería.

Historia
Salvo por la presencia del chorizo, estamos ante un producto similar al que dio lugar a las actuales opillas de San Marcos (ver)

El karapaixo lo ofrecen las madrinas a sus ahijad@s, a lo largo de la Cuaresma, sin que haya un día señalado para hacerlo, hasta que estos se hayan casado, pero hay madrinas generosas, que realizan el regalo hasta el día del óbito de una de las partes. Es una tradición ejemplar, al igual que las antes mencionadas opillas, de mantener un vínculo  de amor familiar entre las personas, siempre positivo.

Libro Cinco docenas de pasteles. Autor: Juan José Lapitz (†)

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.