Restaurante Disfrutar en Barcelona

24 septiembre, 2021

Hay muchos motivos para añorar elBulli, el mítico restaurante que Ferrán Adriá, Juli Soler y todo su equipo elevaron a la cima de la gastronomía mundial: la cocina, por supuesto, el servicio, la bodega, el paisaje de cala Montjoi, la magia de la que fue la casa de Marketta Schilling…

Algunos de estos elementos no se pueden trasladar –el lugar- o, desgraciadamente, recuperar –el muy recordado Juli-. Sin embargo, la técnica culinaria, la calidad del servicio –entre el rigor, la complicidad, el respeto y la simpatía-, los platos asombrosos o una gran bodega, sí.

El  cosquilleo sentido al aproximarse a cala Montjoi –por aquella carretera destartalada- y descubrir entre los pinos las cubiertas y las paredes encaladas del restaurante, se ha tornado menos emocionante al hacerlo en taxi o andando por las calles bien asfaltadas del ensanche barcelonés.

Pero al entrar –a través de una fachada que no llama la atención- algo hace que nuestra memoria viaje años atrás  al ver los rostros conocidos y recordados de Oriol Castro, Eduard  Xatruch, y Mateu Casañas (La “delantera” CXC durante varios años en elBulli). Ellos formaron parte como jefes de cocina del referido anteriormente equipo bulliniano.

Tras la apertura de su primer negocio ajeno al Bulli –en 2012 el “Compartir” en Cadaqués-,  fue Barcelona el lugar en el que en 2014 abrirían el restaurante al que hacemos alusión en esta crónica: “Disfrutar”. Si ya aquel compartir invitaba al disfrute, a la alegría que proporciona el comer en buena compañía, a partir de una propuesta más modesta que la original bulliniana, en el local barcelonés el tiro apunta más alto. Los que conocimos la trayectoria del mítico restaurante, sus emblemáticos platos, sus técnicas, sus trampantojos, sus rupturistas conceptos… limitamos la nostalgia de su pérdida cuando visitamos Disfrutar.

Aun así, no hay que entender -aunque sea claro su parentesco- el Disfrutar como una sucursal barcelonesa de elBulli; entre otras cosas porque elBulli es irrepetible por algunas de las razones expuestas al principio.

Dentro de una tónica discursiva más convencional –entradas, platos principales y postres- de lo que era la puesta en escena de elBulli, perdura el ritmo perfecto, incluso con la advertencia al comensal de si desea un tempo larghetto, adagio, andante… La técnica  mantiene el nivel estratosférico (véase el pesto multiésferico o la coca-pizza sin harina), los sabores nítidos y equilibrados (espárrago con sauco, empedrat de merluza y almendras… ), la imaginación (reflexión de la nuez), las texturas sorprendentes (pan de cebolla)…

Espárrago con sauco y macadamia

Espárrago con sauco y macadamia

Empedrat de merluza y almendras

Empedrat de merluza y almendras

La reflexión de la nuez- Disfrutar AVDG

La reflexión de la nuez

Dada la práctica creativa que posee el equipo CXC, su técnica y su buen gusto, es de esperar que el DISFRUTAR nos permita hacer honor a su nombre y seguir disfrutando de una cocina sin añoranzas, plenamente vigente, sorprendente, sabrosa y novedosa. De las mejores del mundo, sin duda.

El restaurante posee un espacio reservado para unos 4 ó 6 comensales junto a una pequeña cocina donde la experiencia merece mucho la pena.

Autor: Fernando Luis Barrio Martín, Académico de Número y Bibliotecario AVDG