Una granizada asola viñedos en Ribeira Sacra

Artículo y fotografías de Manuel Rajo, Presidente de la Cofradia do Viño da Ribeira Sacra. Ribeira Sacra. 24 de agosto de 2016

A las 8 de la tarde, y durante más de una hora, del 15 de agosto  descarga la tormenta de granizo  que arruina la vendimia en Doade, Subzona de Amandi, Denominación de Origen de Ribeira Sacra. Entre los  lugares más afectados podemos señalar A Capitana, A Ponte, Carballo, Os Campeliños, A Escalada, San Amaro, Seoane o Pombeiras.

Estamos hablando de unas 40 hectáreas de viñedo afectadas, con unas pérdidas de 400.000 Kg de uva, que convertidos en euros podrían redondear los 500-550 mil euros. Estas pérdidas, que en la zona podrían alcanzar el 80/90 por ciento de la producción, representan un 7/8 por ciento de la total producción de la Ribeira Sacra. Además, cabe mencionar los deterioros en caminos, muros y otras infraestructuras. Los vientos y granizo caído no se recuerdan en la zona, ni por  las personas de más edad.

De los viticultores afectados, sólo una pequeña parte dispone de un seguro contratado al efecto, que le podría reportar en compensación aproximadamente un euro por kilo de uva pérdida. Los  afectados, así como las distintas entidades que los asocian y/o representan, están realizando gestiones para lograr la declaración de la zona catastrófica para Doade.

Granizada Ribeira Sacra 2

La pérdida de hojas y los daños ocasionados en las cepas, obliga a los viticultores a tomar medidas para evitar consecuencias mayores en próximas cosechas. Tras una granizada, suele recomendarse la realización de un tratamiento fitosanitario que facilite la cicatrización (captan, tiram, etc)  de las heridas, y éste debe aplicarse antes de las 48 horas. A partir de aquí, cada viticultor practicará las intervenciones que correspondan en función de cada parcela en particular, distinguiendo tres casos concretos: viñedo poco afectado, viñedo bastante afectado y viñedo muy afectado.

Otra de las tareas que los viticultores y bodegueros afectados no podrán descuidar, es el manejo de las posibles pérdidas de cuotas de mercado.

En la Ribeira Sacra se sabe trabajar y este contratiempo, nunca deseable pero que ocurre, la hará más fuerte y resistente, porque en no pocas ocasiones del fracaso se aprende más que de lo contario. Seguiremos informado.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *